• MARIANA ALETA TERAPIA

"Mitos y realidades sobre el Autismo"


El pasado 2 de abril celebramos el Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo, día designado por la Asamblea General de la ONU y que se viene conmemorando desde el año 2008.

En el año 1943, Leo Kanner dio nombre a un conjunto de síntomas que hoy llevan el nombre de Trastorno del Espectro Autista (DSM-V, 2014), desde entonces han sido diversas las falsas creencias en torno a este diagnóstico.

Hoy sabemos que el autismo es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por la alteración del comportamiento, la interacción social o la comunicación en aquellos que lo padecen.

Michael Rosanoff, director de Investigación en Salud Pública de Autism Speaks afirmó que se estima que casi el 1% de todos los niños en México, alrededor de 400,000, tienen autismo. Debido a que éste fue el primer estudio de prevalencia en México, no tenemos una manera de comparar esto con la prevalencia en años previos, pero para comparación, hace 20 años pensábamos que el autismo afectaba a uno de cada 1,000 o menos niños en EU. Así que 400,000 niños es un número muy importante y un problema urgente de salud pública en México.

El autismo actualmente y dado el gran desconocimiento del mismo, está rodeado de mitos que no ayudan a generar una inclusión completa de las personas autistas y dificultan que sean vistos como cualquier otra persona.

Realizamos una breve encuesta en la cual logramos identificar muchos de los mitos existentes sobre el autismo, los reunimos y los traemos a continuación para ti:

Mito 1.- “El autismo se debe a la vacunación infantil”

Este es uno de los mitos más fuertes que encontramos al preguntarle a las personas qué causaba el autismo. Actualmente ha desatado una ola de controversia ya que existen grupos de personas que han dejado de vacunar a sus pequeños por el temor a provocarles autismo. La realidad es que los estudios existentes no han podido demostrar vinculación alguna entre la aplicación de vacunas y la prevalencia del autismo.

Mito 2: “Las personas con autismo son incapaces de desarrollar el lenguaje”

Si bien es cierto que uno de los criterios más importantes para realizar el diagnóstico de TEA es no haber desarrollado lenguaje o contar con una mínima intención comunicativa, esto no es determinante para decir que no se podrá desarrollar el mismo. El conjunto de profesionistas que deben trabajar para guiar y desarrollar habilidades en una persona con autismo incluyen al terapeuta de lenguaje que trabajará para desarrollar y estimular intención comunicativa oral. No es determinante en todos los casos el no poder desarrollar el lenguaje.

Mito 3: “Los autistas son personas sin sentimientos”

Este es uno de los mitos que personalmente nos sentimos más comprometidos en hablar de él y romper con este esquema. Las personas con autismo tienen sentimientos y son capaces de demostrarlos. Tal vez los demostrarán de manera distinta a lo que estamos esperando, pero esto de ninguna forma significa que no los tengan. El grupo de terapeutas de ALETA ha tenido la oportunidad de trabajar directamente con ellos y sabemos que son chicos cariñosos, que muestran su enojo, afecto, tristeza de formas distintas esto a veces se relaciona con la falta de lenguaje existente o la incapacidad de identificar las emociones propias. Mismos aspectos que bien llevados por el terapeuta del niño y la guía a la familia pueden trabajarse.

Mito 4: “El autismo no se cura”

El autismo no tiene cura, pero el tratamiento puede ayudar. Puede durar años o toda la vida. Necesita de un diagnóstico médico. Un diagnóstico temprano y una terapia conductual, educativa, de lenguaje y familiar que puedan ayudar a reducir los síntomas y brindar respaldo para el desarrollo y el aprendizaje del niño.

Mito 5: “Los autistas deben acudir a colegios especiales”

Es verdad que en México estamos trabajando día a día por la verdadera inclusión, en ella encontraremos que los Autistas no tienen por qué ir a colegios enfocados exclusivamente en ello. Ellos pueden asistir a colegios públicos o privados sin ningún problema siempre y cuando se ponga atención en las aulas sobre las adaptaciones curriculares necesarias así como las adaptaciones del aula misma para ello. Dependiendo del grado de autismo que se tiene, el niño podría necesitar mayor o menor guía así como la presencia de una maestra sombra o shadow.

Mito 6: “El autismo es un problema psicológico”

La realidad es que ni es una enfermedad ni un problema psicológico como se pensaba antes. Se trata de un trastorno agudo del desarrollo, que se inicia en el embarazo, y que afecta la capacidad de comunicarse e interactuar del niño.

#Terapiadelenguaje #Autismo #TEA #TrastornodelEspectroAutista #Autismomitosyrealidades #Autism #DíaMundialdeconcienciaciónsobreelAutismo #2deabril #Lasvacunasyelautismo

41 vistas

   ALETA Terapia 

aletaterapia@gmail.com

     5566103545

©  2016 Audición, lenguaje, aprendizaje y estimulación temprana